MujeresSalud sexualSalud vaginalSin categorizarslider

Clítoris, fábrica de orgasmos para las mujers .. Es la clave de la felicidad


el clítoris:Único órgano del cuerpo humano dedicado exclusivamente a brindar placer y lograr orgasmos, el clítoris está constituido por 8,000 fibras nerviosas que le aportan alta sensibilidad. Ninguna otra parte de la anatomía femenina encierra tantos enigmas como esta recóndita y diminuta estructura, ¡conócela!

¿Dónde está el clítoris?

La respuesta puede parecer evidente; no obstante, muchos hombres y mujeres ignoran su localización o apenas tienen idea. Se encuentra entre los labios menores de la vulva (partes que rodean y constituyen la abertura externa de la vagina), debajo de un pliegue de piel que le cubre, al cual se le denomina capucha.

Para encontrarlo, basta colocar el dedo índice en el ombligo y bajar en línea recta hasta la vulva. En donde se unen los labios menores se sentirá ese “pequeño botón” fuente inagotable de orgasmos, el clítoris.

Al respecto, Esther Corona Vargas, asesora de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y secretaria para las Américas de la Asociación Mundial de Sexología (AMS), expresa: “En efecto, la estimulación más importante de la mujer en la respuesta sexual se ubica justo en dicha zona, no al interior de la vagina”.

Anatomía del clítoris, ¡nada que envidiar al pene!

El clítoris está protegido por pliegue de piel, el cual se forma hacia delante de los labios menores y es conocido como capucha; los sexólogos refieren que sería el equivalente al prepucio del pene. A la parte visible (aquella que sobresale al exterior) se le denomina glande, está constituida por mucosa (tejido liso y húmedo) y es sumamente rica en corpúsculos de Kraüse (captan sensaciones de placer).

La parte que sigue al glande, no visible, se llama tronco; se trata de especie de pequeño cilindro que sube hasta el hueso del pubis, continúa en profundidad y se separa en dos raíces que rodean los dos bordes laterales de la vagina.

Al interior, el clítoris incluye dos cuerpos cavernosos (huecos) envueltos en densa membrana fibrosa. Su irrigación arterial y retorno venoso siguen las mismas formas de distribución que en el pene, aunque los vasos sanguíneos son de menor tamaño.

صورة ذات صلة

Salud sexual en 5 fases

En 1954 los estadounidenses William H. Masters y Virginia E. Johnson (mejor conocidos como Masters y Johnson), médico y psicóloga respectivamente, causaron verdadera revolución, ya que crearon riguroso programa de observación de la excitación sexual, el cual cubrió aspectos fisiológicos y estudios psicológicos, mismos que fueron publicados en el libro La respuesta sexual humana, entre otras obras, donde abordaron lo referente a las reacciones del clítoris durante distintas fases:

Frente a la estimulación sexual.

La primera respuesta pélvica es la lubricación vaginal, que tiene lugar después de 10 a 30 segundos de cualquier tipo de estimulación; sin embargo, el clítoris no responde tan rápido.
Excitación.
La respuesta clitorídea a los estímulos durante la fase de excitación es la tumefacción (aumento evidente en su volumen). Esto último se ha confundido con la erección del pene y ha sido mal llamada “erección del clítoris”.
Meseta.
La reacción fisiológica más significativa de la estructura que nos ocupa ocurre en esta fase (de mayor excitación), pues se retrae en su totalidad.
Orgasmo.
No hay reacción específica del clítoris.
Resolución.
El retorno a la posición normal o de reposo, luego del orgasmo, se produce de 5 a 10 segundos después de que éste ha ocurrido.
Masters y Johnson concluyeron que existen diversas y grandes variaciones en la duración e intensidad de la experiencia orgásmica, tanto de una mujer a otra como en la misma persona en diferentes momentos.

“A las mujeres hay que tocarlas”… sobre todo el clítoris

Existen distintas técnicas para estimular el clítoris y lograr que la mujer viva uno de los máximos placeres. Los especialistas en salud sexual recomiendan las siguientes:

Dedos.

Se toca suavemente con el índice y pulgar, o bien con el índice y cordial se le da delicado masaje circular. Es muy posible que se alcance el orgasmo, siempre y cuando el deseo y lubricación estén presentes y, por tanto, exista humedad local que facilite las caricias.

Labios.

Pueden ejercer presión o succión capaz de estimular de manera eficaz a los captadores de placer. La ventaja es que este tipo de movimiento también estimula al tronco del clítoris en profundidad.

Lengua.

Se le considera la mejor estructura para acariciar al clítoris, ya que es suave, activa y húmeda al mismo tiempo.

Vaivén.

Para algunas mujeres, y en ciertas posiciones sexuales, el clítoris mantiene frote con el pubis masculino o experimenta estiramiento de los labios menores. Se trata de estimulación indirecta que puede ser importante para que se produzca el orgasmo.

 

Interior de la vagina.

Al acariciar la zona frontal interna de la vagina, ya sea con el pene o dedos, es posible estimular las raíces profundas del clítoris.
La mujer cuenta con el clítoris para experimentar el máximo de los placeres, el orgasmo, pues su única función es de tipo sexual. Es un hecho, ¡hay que explorarlo y disfrutar las sensaciones que ofrece en beneficio de las salud sexual y emocional de la mujer y su pareja!

Inflamación del clítoris, Causas y tratamientos

Ese bonito botón eréctil contiene más de 8000 terminaciones nerviosas. Además, desde un punto de vista anatómico y fisiológico, puede compararse con el pene, puesto que también posee un pliegue de tejido para protegerse.
Aun así, no está exento de la posibilidad de sufrir un incidente y puede inflamarse o experimentar otras lesiones, como microfisuras, alergias o herpes.

Alergias:

algunas mujeres pueden tener reacciones de rechazo a ciertos químicos de jabones, espermicidas, geles y lubricantes vaginales.

Sexo «agresivo»:

si la caricias muy bruscas, demasiada fricción, mordidas o rasguños lastiman cualquier parte del cuerpo, ¡imagínate en esa zona tan sensible!

Exceso de actividad sexual:

debido a la constante acumulación de sangre en la zona durante la excitación (no debe durar más de dos días).
Afeitado del vello púbico:
es causa frecuente de cortaduras que llegan hasta ese botón de placer.

Ropa demasiado ajustada:

tangas o pantalones pueden ser una de las razones de por qué se inflama el clítoris.
Piercings genitales:
al ser de metal, pueden causar alergias. Además, el roce constante de este cuerpo extraño en tu piel puede irritarla.
¿Sabías que…?

El clítoris mide 9 a 11 cm hacia el interior de la vagina. Su parte visible (glande) mide hasta 1 cm.

Vulvodinia (inflamación de la vulva):

ocasiona dolor crónico que puede extenderse hacia el clítoris, incluso causar molestias al orinar.

Microfisuras del clítoris

Una caricia demasiado brusca, un rasguño por descuido o una falsa maniobra pueden provocar una pequeña herida en el clítoris. No obstante, en la actualidad la causa más frecuente sigue siendo el afeitado integral. “Cada vez vienen más mujeres jóvenes a la consulta que se presentan con el pubis completamente depilado, o casi, se lamenta la Dra. Bénattar. De entre ellas, la mayoría se pasa la cuchilla, así que es normal que al resbalar un poco se hagan daño en el clítoris y los labios menores”.

Los consejos : se cura igual que una lesión sin importancia de la vulva. “Empieza por no lavarte en exceso”. Puedes utilizar algún compuesto con eosina, un antiséptico que no pica y una crema cicatrizante suave, como el Bepanthol® pomada, por ejemplo… Evita los corticoides, por supuesto.

Candidiasis del clítoris

Las rojeces y la hinchazón de los labios de la vulva y la entrada de la vagina pueden llegar hasta el clítoris y causar prurito.

Los consejos : en primer lugar, evita los tratamientos demasiado agresivos. En algunos casos, las cremas para tratar la candidiasis pueden ser demasiado invasivas para la zona. Decántate por el Bepanthol® y utiliza un gel íntimo como el GineCanesgel CALM. La inflamación debe cesar en unas 48 horas. En cualquier caso, es altamente recomendable acudir al médico.

Herpes del clítoris

Es una localización rara, lo más frecuente es el herpes genital. No obstante, a veces se extiende hasta el clítoris y presenta un aspecto idéntico al de los labios. El herpes da lugar a la aparición de vesículas en la vulva. El brote de las vesículas puede resultar doloroso y favorece el desarrollo de otras enfermedades de transmisión sexual.

Los consejos : en esos casos, basta con aplicar el tratamiento específico del herpes, es decir, un antiséptico local y un tratamiento por vía oral. En 3 días, el tratamiento debe actuar sobre la desaparición de la vesícula. Es aconsejable abstenerse de mantener relaciones sexuales durante el brote.

Irritaciones y pruritos del clítoris

Numerosos factores pueden ser los causantes de una irritación en el clítoris. “Empezando por llevar pantalones demasiado estrechos, o tangas, por ejemplo”, señala nuestra experta. En cuanto aparezcan los primeros síntomas, ciertos jabones y geles íntimos pueden resultar demasiado abrasivos.

Más recientemente, han aparecido juguetes sexuales para el clítoris y geles con efecto calor que prometen sensaciones más intensas y pueden dar lugar a irritaciones.

Los consejos : “al identificar el factor causante del problema, lo mejor es eliminarlo” . Cuidado, pues, con aquello que pueda potencialmente provocar irritación, como los tejidos, los geles íntimos, etc. Asimismo, ve con cuidado con los nuevos juguetes sexuales. Sobre todo, si se irrita la zona. El recurso a un gel íntimo especial como el GineCanesgel CALM debería aliviar la irritación.

Los piercings íntimos

La moda se impone, y algunas chicas se hacen piercings en los labios vaginales, arriba, cerca del clítoris. “Es algo arriesgado”, señala la doctora. El piercing es de metal, raras veces antialérgico y las condiciones en las que se coloca no siempre son las mejores.

Por otro lado, la zona experimenta ciertos roces que multiplican los riesgos debido a la presencia de ese cuerpo extraño. En caso de fuerte comprensión, el tejido superficial del clítoris se congestiona.

Los consejos: el gel íntimo GineCanesgel CALM ayudará a calmar la irritación. A la larga, y sobre todo si la irritación vuelve a aparecer con frecuencia, lo aconsejable es retirar el piercing. La automedicación sólo debe utilizarse como método de prevención o para acompañar un tratamiento recetado por el médico. Por regla general, si hay inflamación, es necesario aplicar una crema calmante. Cuidado con las que contienen corticoides. Por otro lado, no se aconseja usar vaselina o cualquier otra composición de base aceitosa: pueden provocar alergias y reacciones inflamatorias ¡Sé prudente y no dudes en consultar a tu médico!

theguardian.com quienopina.com healthline.com 

contenido coincidente
Etiquetas

Publicaciones relacionadas