Noticias

callosidades: 10 remedios caseros

Comparte y difunde el amor

Loading...
Loading...

Los callosidades son capas de piel gruesas y endurecidas que se desarrollan cuando la piel trata de protegerse contra la fricción y la presión. Con mayor frecuencia se desarrollan en los pies y los dedos de los pies o en las manos y los dedos. Los callos y las callosidades pueden resultar desagradables.

Si está sano, necesita tratamiento para los callos y callosidades solo si le causan molestias. Para la mayoría de las personas, simplemente eliminar la fuente de fricción o presión hace que los callos y callosidades desaparezcan.

Si tiene diabetes u otra afección que causa un flujo sanguíneo deficiente a sus pies, tiene un mayor riesgo de complicaciones por callos y callosidades. Busque el consejo de su médico sobre el cuidado adecuado de los callos y callosidades si tiene tal afección.

Síntomas de callosidades

Es posible que tenga un callo o un callo si nota:
Un área de piel gruesa y áspera
Un bulto endurecido y elevado
Sensibilidad o dolor debajo de la piel.
Piel escamosa, seca o cerosa
Los callos y los callos no son lo mismo.

Los callos son más pequeños que los callos y tienen un centro duro rodeado por piel inflamada. Los callos tienden a desarrollarse en partes de los pies que no soportan peso, como la parte superior y los lados de los dedos e incluso entre los dedos. También se pueden encontrar en áreas de carga. Los callos pueden ser dolorosos cuando se presionan.

Los callos rara vez son dolorosos. Suelen desarrollarse en las plantas de los pies, especialmente debajo de los talones o las bolas, en las palmas de las manos o en las rodillas. Los callos varían en tamaño y forma y, a menudo, son más grandes que los callos.

Causas de callosidades

La presión y la fricción de acciones repetitivas hacen que los callos y callosidades se desarrollen y crezcan. Algunas fuentes de esta presión y fricción incluyen:

Usar zapatos que no le quedan bien.
Los zapatos ajustados y los tacones altos pueden comprimir áreas de sus pies. Cuando el calzado está demasiado suelto, su pie puede deslizarse y frotarse repetidamente contra el zapato. Su pie también puede frotar contra una costura o puntada dentro del zapato.
Saltarse los calcetines.

Usar zapatos y sandalias sin calcetines puede causar fricción en los pies. Los calcetines que no le quedan bien también pueden ser un problema.
Tocar instrumentos o utilizar herramientas manuales. Los callos en sus manos pueden ser el resultado de la presión repetida de tocar instrumentos, usar herramientas manuales o incluso escribir

Prevención de callosidades

Estos enfoques pueden ayudarlo a prevenir callos y callosidades:

Use zapatos que le den mucho espacio a los dedos de los pies.
Si no puede mover los dedos de los pies, sus zapatos están demasiado apretados. Haga que una zapatería estire sus zapatos en cualquier punto que roce o pellizque.

leer también  Alcanfor para tratar la congestión y la tos, la artritis, las quemaduras y alivia el dolor

Utilice cubiertas protectoras.
Use almohadillas de fieltro, almohadillas para maíz no medicinales o vendajes sobre las áreas que rozan el calzado. También puede probar separadores de dedos o un poco de lana de cordero entre los dedos.

Use guantes acolchados cuando use herramientas manuales. O intente acolchar los mangos de sus herramientas con cinta de tela o cubiertas.

¿Cuándo acudir al médico?

Si un callo o callo se vuelve muy doloroso o inflamado, consulte a su médico. Si tiene diabetes o flujo sanguíneo deficiente, llame a su médico antes de autotratarse un callo o callosidad porque incluso una lesión menor en el pie puede provocar una llaga abierta infectada (úlcera).

10 mejores remedios caseros para callos y callosidades

Piedra pómez

Masajear el maíz y el área cercana con una piedra pómez es un remedio eficaz. Una piedra pómez eliminará la piel muerta y endurecida, lo que a su vez reducirá el dolor y acelerará el tiempo de recuperación.

Antes de acostarse, sumerja sus pies en agua caliente cómodamente durante 10 minutos para suavizar la piel dura.
Frote suavemente una piedra pómez hacia adelante y hacia atrás en el área afectada durante tres a cinco minutos y luego seque sus pies.
Sumerja una bola de algodón en aceite de ricino y colóquela sobre el maíz. Asegúrelo con cinta y déjelo puesto durante la noche.
A la mañana siguiente, retire el vendaje y aplique aceite de ricino varias veces al día.
Repita el tratamiento durante varios días hasta que el maíz esté completamente eliminado.

Vinagre blanco

El vinagre blanco es otro excelente remedio probado y comprobado para los callos en los pies. El alto nivel de acidez del vinagre blanco ayuda a suavizar la piel dura. Además, sus propiedades antifúngicas y antibacterianas reducen el riesgo de infección.

Antes de acostarse, mezcle una parte de vinagre blanco con tres partes de agua.
Frote este vinagre diluido sobre el maíz.
Cubre el área con una venda adhesiva y déjala toda la noche.
A la mañana siguiente, exfolia la piel engrosada con una piedra pómez o una lima de uñas.
Aplica un poco de aceite de oliva o aceite de coco para mantener la zona hidratada.
Use este remedio una vez al día hasta que salga el maíz.

bicarbonato de sodio
bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un agente exfoliante natural que ayudará a eliminar la piel muerta que cubre el maíz, lo que a su vez ayuda al proceso de curación. También tiene propiedades antifúngicas y antibacterianas que ayudarán a mantener su piel libre de infecciones.

Agregue de dos a tres cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente con agua tibia. Remoje sus pies en esta solución durante 10 a 15 minutos. Frote la zona afectada con una piedra pómez para eliminar la piel muerta.
Otra opción es mezclar una cucharadita de bicarbonato de sodio, un poco de jugo de limón y agua para hacer una pasta.

Aplicar con cuidado, solo en la zona afectada. Cúbralo con una venda y déjelo actuar durante la noche. A la mañana siguiente, enjuague la pasta con agua tibia y luego exfolie suavemente con una piedra pómez.
Puede usar cualquiera de estos remedios una vez al día hasta que el maíz se seque y se desprenda.

leer también  Aquí están las 16 zonas erógenas para hombres.. mujer debería jugar esta noche

Limón

Otro buen remedio casero para los callos en los pies es el limón. El ácido cítrico del limón suaviza la piel endurecida que forma el maíz, por lo que eventualmente se cae.

Aplique jugo de limón fresco sobre el maíz y déjelo secar al aire. Haga esto al menos tres veces al día.
Alternativamente, remoje dos piezas de clavo en una cucharada de jugo de limón fresco durante 15 minutos. Retire los dientes y frote el jugo de limón sobre el maíz. Deje que se seque al aire y luego aplique el jugo nuevamente. Repite varias veces al día.

Otra opción es mezclar una cucharadita de levadura de cerveza con un poco de jugo de limón para hacer una pasta espesa. Unte la pasta sobre el maíz, cubra con una venda y déjela actuar durante la noche.
Puede usar cualquiera de estos tres remedios a diario hasta que esté satisfecho con el resultado.

Ajo

El ajo es un antioxidante natural y, por lo tanto, muy útil para tratar los callos. Además, sus propiedades antibacterianas y antifúngicas evitarán infecciones.

Frote la mitad de un diente de ajo sobre el maíz. Deje secar la piel, cúbrala con una venda y déjela actuar durante la noche. A la mañana siguiente, quítese el vendaje y lávese los pies con agua tibia. Haga esto todas las noches hasta que desaparezca el maíz.

Alternativamente, corte dos o tres dientes de ajo en trozos pequeños, agregue una pizca de sal y luego haga una pasta. Aplica la pasta sobre tu maíz, asegúralo con una venda adhesiva y déjalo actuar durante tres días. Al tercer día, cuando retire el vendaje, también se desprenderá el maíz. Si es necesario, repita el proceso.

Otra opción es hacer una pasta de dos dientes de ajo, agregar un poco de vinagre a la pasta y luego aplicarla directamente sobre el maíz. Ponga una bola de algodón encima y fíjela con cinta. Déjelo actuar durante dos o tres horas y luego retire la cinta y limpie el área. Repita el proceso diariamente durante varias semanas.

Aceite de trementina

El aceite de trementina es un antiséptico fuerte que puede ayudar a tratar los callos. El aceite penetra rápidamente en la piel, por lo que el tiempo de curación puede ser más rápido.

Envuelve hielo en un paño fino y masajea la zona afectada con él durante dos minutos. Seque el área y frote un poco de aceite de trementina en el maíz. Luego, ponle un vendaje y déjalo actuar durante la noche. Haga esto todos los días antes de acostarse.

Alternativamente, derrita un cuarto de taza de aceite de coco extra virgen en el microondas. Mezcle una cucharada de aceite de trementina y dos cucharadas de aceite de alcanfor. Deja enfriar la mezcla. A continuación, sumerja sus pies en agua tibia durante unos minutos, séquelos y luego aplique esta crema casera sobre el maíz. Guarde el resto en un frasco hermético. Repita dos o tres veces al día.
Use cualquiera de estos remedios regularmente hasta que salga el maíz.

leer también  Cómo usar el aceite de jojoba para su solución integral para el cuerpo, la piel y el cabello

Papaya

La papaya es otro remedio muy fácil y eficaz para eliminar los callos en los pies. Hay varias enzimas en la papaya que ayudarán a desprenderse de la piel dura y muerta. Además, la papaya puede aliviar cualquier dolor o malestar e incluso ayudar a que el maíz se seque y se caiga más rápido. Para mejores resultados, use papaya cruda.

Rallar un pedacito de papaya cruda y extraer su jugo.
Remoja un algodón en este jugo, ponlo sobre el maíz y asegúralo con cinta.
Déjalo actuar durante la noche.
A la mañana siguiente, use una piedra pómez para exfoliar suavemente la piel.
Repita todos los días hasta que esté satisfecho con el resultado.

Regaliz

En Ayurveda, el regaliz a menudo se recomienda para tratar los callos en los pies debido a sus increíbles propiedades curativas y medicinales.

Mezcle una cucharada de polvo de regaliz con suficiente aceite de mostaza para hacer una pasta espesa.
Aplica esta pasta en la zona afectada antes de acostarte.
Ponle un vendaje y déjalo actuar durante la noche.
A la mañana siguiente, retire el vendaje y lave el área con agua tibia.
Haga esto todas las noches hasta que el maíz se ablande y disminuya de tamaño.

Cúrcuma

Otro buen remedio para curar los callos es la cúrcuma. Debido a su naturaleza antiinflamatoria, la cúrcuma puede aliviar las molestias, reducir el dolor y acelerar la curación.

Mezcle una cucharadita de cúrcuma en polvo y un poco de miel para hacer una pasta espesa. Manzana la pasta sobre el maíz y deja que se seque por sí solo. Repita dos o tres veces al día durante al menos una semana o hasta que salga el maíz.
Otra opción es mezclar una cucharadita de gel de aloe vera con media cucharadita de cúrcuma. Aplicar la mezcla sobre el maíz. Cúbralo con una venda y déjelo puesto durante la noche. A la mañana siguiente, frote la piel suavizada con una piedra pómez y aplique un poco de crema hidratante. Siga el remedio diariamente hasta que se deshaga del maíz por completo.

Piña

También puedes quitar los callos con piña. Para tratar los callos, la piel de piña es más eficaz que la pulpa. La cáscara contiene ciertas enzimas que ayudan a suavizar los callos.

Corta un cuadrado pequeño de una cáscara de piña recién retirada.
Coloque la parte interior de la cáscara sobre el maíz, asegúrelo con una venda, use un calcetín y déjelo puesto durante la noche.
A la mañana siguiente, retire el vendaje, lave el área y luego aplique un poco de aceite de coco.
Use este remedio todas las noches durante una semana o hasta que salga el maíz.

webmd.commayoclinic.orghealthline.com

Comparte y difunde el amor
Etiquetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios