Remedios caseros

Los cinco mejores tés que pueden ayudar a tratar la gastritis

Gastritis es una inflamación de la pared del estómago. Puede tener muchas causas. La afección puede ser un problema agudo o crónico que aumenta el riesgo de otras afecciones, como úlceras estomacales, sangrado o cáncer.
La forma aguda normalmente causa síntomas notables que se resuelven sin tratamiento después de unos días. Sin embargo, la gastritis crónica puede pasar desapercibida en el cuerpo pero complicarse más adelante.

La bacteria Helicobacter pylori (H. Pylori) es una de las principales causas de gastritis y se cree que está presente en el 50 por ciento de la población mundial.

Este artículo explorará los síntomas, las causas y los tratamientos de la gastritis, y proporcionará consejos sobre qué comer y qué excluir de la dieta cuando se produce esta afección.

Síntomas

Hay una serie de síntomas que caracterizan la gastritis.
Las personas con gastritis con frecuencia experimentan dolor abdominal. El dolor a menudo se encuentra en la parte superior central del abdomen, o en la parte superior izquierda del estómago. El dolor a menudo irradiará a la espalda.

Otros síntomas comunes incluyen hinchazón y náuseas. En casos de gastritis con vómitos, la apariencia del vómito puede ser clara, amarilla o verde. El vómito también puede contener sangre.

Remedios caseros efectivos para el vómito

Vomitar sangre es un síntoma de gastritis más severa. Otros síntomas de gastritis severa incluyen dificultad para respirar, dolor en el pecho, dolor de estómago severo y deposiciones malolientes.

Busque una evaluación médica urgente si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

vómitos de sangre
provocando cantidades excesivas de vómito amarillo o verde
deposiciones negras o con sangre
dolor abdominal con fiebre
mareos y desmayos
latidos rápidos
sudoración excesiva
falta de aliento
La gastritis puede ocurrir sin ningún síntoma en absoluto.

Causas y tipos

Existen diferentes causas y tipos de gastritis.

La gastritis ocurre después de un debilitamiento del revestimiento mucoso protector del estómago. Los jugos digestivos pueden dañar e inflamar las paredes del estómago.

Hay dos tipos principales de gastritis.

Gastritis erosiva: esta forma de gastritis es grave e implica inflamación y desgaste gradual del revestimiento del estómago. Un ejemplo es la gastritis por estrés agudo, que sigue a los cambios debidos a una enfermedad crítica. La gastritis erosiva generalmente tiene un inicio rápido, pero esto puede llevar más tiempo con la gastritis crónica.
Gastritis no erosiva: la forma de gastritis no erosiva implica cambios en el revestimiento del estómago
La causa más común de gastritis es la infección por H. pylori en el revestimiento del estómago. Sin embargo, algunos tipos ocurren cuando el sistema inmune ataca inapropiadamente el revestimiento del estómago, como la gastritis atrófica autoinmune.

Hay otros tipos que resultan de un trauma o daño al revestimiento del estómago. Un ejemplo de esto es la gastritis posgastrectomía, donde el revestimiento del estómago se degenera después de la extracción de parte del estómago.

No se sabe cómo ocurre esto. Se cree que la gastrectomía puede causar un aumento del reflujo, reacciones del nervio vagal o una reducción en la cantidad de ácidos desencadenados por las hormonas.

Otros tipos incluyen:

Gastritis infecciosa no causada por H. pylori:
Los virus u hongos pueden causar gastritis en personas con dificultades inmunes o enfermedades a largo plazo.
Gastritis por radiación:
La exposición del área abdominal a la radiación puede irritar el revestimiento del estómago.
Gastritis eosinofílica:
Esta forma de gastritis puede ocurrir debido a una reacción alérgica. Se desconoce la causa de la reacción alérgica.
Enfermedad de Ménétrier:
Este trastorno es raro e implica el desarrollo de pliegues gruesos y quistes en la pared del estómago.
Actualmente no se sabe cómo se propaga la gastritis. Se cree que los alimentos, el agua o los cubiertos contaminados desempeñan un papel en la transferencia de H. pylori de una persona a otra.

Sin embargo, la amplia gama de causas hace que esto sea difícil de confirmar.

1. Té verde con miel de Mānuka

Los efectos antibacterianos del té verde pueden ayudar a reducir H. pylori.

El té verde con miel de manuka es uno de los mejores tratamientos para la gastritis. Un estudio determinó que su consumo puede minimizar el riesgo de infección por la bacteria H. pylori.

Ingredientes
1 cucharadita de té verde (7 g)
1 cucharada de miel de mānuka (15 g)
Agua (250 ml)

Preparación
Primero, agregue el té verde en una taza de agua hirviendo.
Cubra y deje reposar la bebida durante unos diez minutos.
Después de este tiempo, cuele y agregue la miel.
Beber dos veces al día, al menos tres veces a la semana.

2. Té de jengibre

El gingerol y los otros compuestos activos del jengibre tienen efectos positivos en el control de la gastritis aguda y crónica. Estas sustancias ayudan a minimizar la inflamación del revestimiento del estómago e inhiben el crecimiento de algunas cepas de la bacteria H. pylori.

Ingredientes
1 cucharadita de jengibre molido (7 g)
1 taza de agua (250 ml)
Miel (opcional)

Preparación

Agregue una cucharadita de jengibre molido a una taza de agua hirviendo.
Luego, cubra la infusión y déjela reposar.
Cuando hace calor, agregue la miel.
Beba dos tazas al día para ayudar a tratar su gastritis.

3. Té de manzanilla

La manzanilla puede aliviar algunos de los síntomas asociados con la gastritis, como malestar estomacal y digestión lenta.

No es el tratamiento más poderoso para la gastritis. Sin embargo, es un buen complemento para aliviar los síntomas asociados, como indigestión, inflamación y acidez estomacal. Esta planta medicinal es segura, incluso para niños.

Ingredientes

1 cucharada de flores secas de manzanilla
1 taza de agua (250 ml)
Miel (opcional)

Preparación
Primero, vierta las flores de manzanilla en una taza de agua hirviendo.
Después de cinco a diez minutos, cuele la bebida.
Endulzar con miel.
Beba dos o tres tazas al día para aliviar sus síntomas.
Esto puede interesarle: encuentre alivio de sus síntomas de gastritis con estas 7 frutas

4. Té de menta

Este es uno de los remedios más populares para tratar la gastritis y las molestias del sistema digestivo.

El té de menta es una preparación tradicional que se usa para aliviar los calambres abdominales, los gases y el exceso de acidez. De hecho, ayuda a reducir la inflamación.

Ingredientes
1 cucharada de hojas de menta (15 g)
1 taza de agua (250 ml)

Preparación
Vierte las hojas de menta en una taza de agua hirviendo.
Deje reposar la bebida durante diez minutos.
Colar el té y beber.
Bebe hasta tres tazas al día.

5. Té de ginseng americano

Té de ginseng americano para ayudar a tratar la gastritis.
El ginseng es un gran remedio natural para las enfermedades gástricas.

El ginseng americano se usa para tratar la gastritis y sus síntomas. No es tan popular como otros remedios naturales. Sin embargo, se usa para mejorar la digestión, reducir los vómitos y aliviar el colon inflamado. Además, minimiza la inflamación del revestimiento del estómago.

Ingredientes
1 cucharadita de ginseng americano (7 g)
1 taza de agua (250 ml)

Preparación
Primero, muele el ginseng americano.
Luego, agréguelo a una taza de agua hirviendo y déjelo a fuego lento durante dos minutos.
Después de este tiempo, cubra y deje reposar la infusión.
Colar después de diez minutos.
Consume este té cuando tengas síntomas de gastritis o una o dos veces al día.

Precaución:
Evita esta bebida si estás tomando medicamentos para la depresión o la diabetes. También debe tomarlo con precaución si padece hipertensión y / o trastornos del sistema nervioso.

Fuentes:

webmd

emedicinehealth

healthline

contenido coincidente
Etiquetas

Publicaciones relacionadas