La obesidadslider

mejores formas naturales de quemar grasa si no puede hacer ejercicio regularmente


La falta de ejercicio puede contribuir a una amplia gama de problemas de salud, incluida la obesidad y un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. De hecho, alrededor del 39 por ciento de la población adulta estadounidense es obesa.

Para las personas que tienen estilos de vida sedentarios, pero no pueden dedicar tiempo al ejercicio, existen formas naturales de quemar grasa que son menos extenuantes en comparación con los ejercicios normales. Adoptar estos pequeños cambios puede ayudar a una persona a perder peso. Aquí hay cinco formas naturales de quemar grasa sin hacer ejercicio.

Pérdida de peso: cómo usar vinagre de manzana para adelgazar

1. Coma alimentos ricos en proteínas.

El cuerpo necesita proteínas para reparar tejidos, mantener la salud ósea y muscular, y una variedad de otros propósitos. Además de estos, algunos estudios han demostrado que consumir proteínas ayuda a quemar grasas.

Una revisión de diferentes estudios que examinan los efectos de las dietas altas en proteínas sobre el peso corporal, la pérdida de grasa y la saciedad encontró evidencia convincente de que las comidas altas en proteínas ayudaron con la pérdida de peso. Los estudios sugirieron que las comidas altas en proteínas reducen la ingesta de energía, reduciendo así la grasa almacenada. Esto significaba que comer alimentos ricos en proteínas hacía que una persona se sintiera más llena, reduciendo la necesidad de comer más.

La proteína se encuentra en una amplia variedad de alimentos, no solo en carne y pollo. Algunos de estos alimentos incluyen:

tofu
Nueces y semillas (nueces, semillas de chía, semillas de calabaza, maní, etc.)
Legumbres (garbanzos, frijoles, guisantes, etc.)
Pescado fresco (salmón, atún, etc.)

2. Evita las bebidas azucaradas

Incluso si una persona reduce la cantidad de ingesta de alimentos, tomar bebidas azucaradas puede contribuir al aumento de peso. Las bebidas azucaradas o gaseosas contienen muchas calorías y poco o ningún valor nutricional.

Un estudio realizado en Europa descubrió que los refrescos azucarados aumentaban el riesgo de mortalidad por cualquier causa. Específicamente, los investigadores encontraron que beber refrescos endulzados artificialmente (las bebidas «dietéticas») estaba relacionado con muertes por enfermedades circulatorias. Por otro lado, los investigadores relacionaron las bebidas azucaradas con las muertes por enfermedades digestivas.

Algunas de estas bebidas incluyen:

soda
Tónico
Ponche de frutas
Bebidas en polvo endulzadas
Bebidas energéticas y deportivas.

3. Prueba el ayuno intermitente

El ayuno intermitente (IF) es un patrón de dieta, en el que una persona solo come dentro de un período de tiempo designado cada día. Se promueve para fomentar la pérdida de peso y mejorar la salud.

Una revisión de los estudios sobre IF mostró que fue efectivo hasta cierto punto. Si bien hubo variaciones en la efectividad de la pérdida de peso, los ensayos clínicos en humanos y los experimentos con ratones mostraron mejoras en la salud. IF tuvo efectos antiinflamatorios y mostró beneficios en el microbioma intestinal. Además, promovió la autofagia, el proceso de eliminar las células dañadas del cuerpo.

Sin embargo, la contribución más valiosa de IF es cómo ayuda a una persona a controlar el hambre. Los antojos van y vienen todo el tiempo, y es fácil enamorarse de ellos. Establecer una ventana para comer limita la ingesta de alimentos y le enseña a la persona a controlar esos antojos.

Los métodos más comunes de IF incluyen:

Ayuno en días alternos: esto cambia entre días de alimentación normal y días en los que una persona come solo el 25 por ciento de las necesidades diarias de calorías. Por ejemplo, lunes, miércoles y viernes son para ayunar.
Ayuno de todo el día: esto está reservando días para ayunar dentro de una semana. Por ejemplo, el enfoque de la dieta 5: 2 significa ayunar durante dos días completos a la semana y comer normalmente por el resto.
Ayuno con restricción de tiempo: este método establece una ventana dentro del día donde una persona puede comer normalmente. El plazo común es de 12: 8 horas. Una persona come dentro de las ocho horas y ayuna por el resto.

4. Reduce el estrés

Cuando las personas están estresadas, tienden a buscar alimentos reconfortantes.
Los estudios han demostrado que la neurobiología del estrés se superpone con las áreas del cerebro que regulan el apetito y la energía. Los altos niveles de estrés influyen significativamente en los patrones de dieta y aumentan los antojos de alimentos ricos en calorías. De hecho, la investigación compara el estrés alimenticio con la adicción a las drogas, ya que ambos buscan algo parecido a una recompensa. Los altos niveles de estrés junto con los alimentos ricos en calorías inevitablemente resultan en un aumento de peso y un mayor riesgo de enfermedades.

Aquí hay algunas cosas que pueden ayudar a controlar el estrés:
Desarrollar un plan de manejo del estrés.
Interactuando con familiares y amigos.
Hacer actividades relajantes (es decir, meditación, recibir un masaje)
Buscando ayuda de un psiquiatra o consejero

5. Duerme lo suficiente

El cuerpo requiere dormir para realizar el mantenimiento del cuerpo. Repara tejidos, almacena recuerdos a largo plazo y otras funciones cruciales que mantienen el cuerpo sano.

La cantidad recomendada de sueño por noche es de siete a nueve horas. Sin embargo, los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades informan que un tercio de los adultos estadounidenses no duermen lo suficiente cada noche. Esto lleva a un mayor riesgo de desarrollar numerosas enfermedades y afecciones, como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y obesidad.

Reduzca estos riesgos durmiendo lo suficiente cada noche. Aquí hay algunas cosas que puede hacer si tiene dificultades para dormir:

Seguir un horario de sueño
Apaga las luces antes de dormir
Medita antes de acostarte
Toma una ducha caliente para relajar tu cuerpo antes de dormir
Reproduce música relajante en el fondo

6. Agregar actividad física al día

La actividad física no necesariamente se traduce en ir al gimnasio o practicar un deporte. También puede referirse a movimientos cotidianos, como caminar o subir las escaleras.

Es importante dar un paso consciente para ser más activo de alguna manera. Intenta hacer lo siguiente:

Caminar a paso ligero
Las tareas del hogar
Jugando con los niños
Subiendo las escaleras en lugar del elevador
Estacionamiento más lejos de la entrada
Transportar adecuadamente objetos pesados
Tomando una caminata a la hora del almuerzo
Jardinería
Todos estos son esfuerzos relativamente pequeños para incorporar actividad física en su día.

Puede ser difícil encontrar tiempo para hacer ejercicio, pero existen formas naturales de quemar grasa. La incorporación de estas prácticas es un paso para alcanzar un cuerpo más saludable.

Fuentes medicalnewstoday.com sciencedirect.com food.news

Etiquetas

Publicaciones relacionadas