MujeresRelacionesSalud sexualSalud vaginal

¿qué sabes sobre el vaginismo?

Para algunas mujeres, los músculos vaginales se contraen involuntaria o persistentemente cuando intentan la penetración vaginal. Esto se llama vaginismo. Las contracciones pueden prevenir las relaciones sexuales o hacerlo muy doloroso.

Esto puede suceder:

mientras el compañero intenta penetración
cuando una mujer inserta un tampón
cuando una mujer es tocada cerca del área vaginal
El vaginismo no interfiere con la excitación sexual, pero puede evitar la penetración.

Un examen pélvico suave generalmente no muestra la causa de las contracciones. Ninguna anormalidad física contribuye a la condición.

La disfunción sexual puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres y generalmente puede tratarse. No es tu culpa, y no es nada de qué avergonzarse. Sin embargo, estos trastornos pueden interferir con sus relaciones y su calidad de vida.

Los expertos no saben exactamente cuántas mujeres sufren de vaginismo, pero la condición se considera poco común.

¿Qué sabes sobre los problemas sexuales comunes de las mujeres?

Tipos de vaginismo

El vaginismo se clasifica en dos tipos:

vaginismo primario:
cuando la penetración vaginal nunca se ha logrado

vaginismo secundario:
cuando una vez se logró la penetración vaginal, pero ya no es posible, posiblemente debido a factores tales como cirugía ginecológica, trauma o radiación
Algunas mujeres desarrollan vaginismo después de la menopausia. Cuando los niveles de estrógeno disminuyen, la falta de lubricación y elasticidad vaginal hace que las relaciones sexuales sean dolorosas, estresantes o imposibles. Esto puede conducir al vaginismo en algunas mujeres.

Dispareunia

Dispareunia es el término médico para las relaciones sexuales dolorosas. A menudo se confunde con vaginismo, pero la dispareunia podría deberse a quistes, enfermedad inflamatoria pélvica o atrofia vaginal.

¿Qué es la disfunción orgásmica en las mujeres?

Causas del vaginismo.

No siempre hay una razón para el vaginismo. La afección se ha relacionado con abusos o traumas sexuales pasados, relaciones sexuales dolorosas pasadas y factores emocionales. En algunos casos, no se puede encontrar una causa directa.

Para hacer un diagnóstico, su médico le hará un examen físico y le preguntará acerca de su historial médico y sexual. Estas historias pueden ayudar a dar pistas sobre la causa subyacente de las contracciones.

Síntomas de vaginismo.

El endurecimiento involuntario de los músculos vaginales es el síntoma principal del vaginismo, pero la gravedad de la afección varía entre las mujeres. En todos los casos, la constricción de la vagina hace que la penetración sea difícil o imposible. Si tiene vaginismo, no puede controlar ni detener las contracciones de los músculos vaginales.

El vaginismo puede tener síntomas adicionales, como miedo a la penetración vaginal y disminución del deseo sexual relacionado con la penetración. Las mujeres con vaginismo a menudo informan un dolor ardiente o punzante cuando se inserta algo en la vagina.

Si tienes vaginismo, no significa que dejarás de disfrutar de las actividades sexuales por completo. Las mujeres que tienen la afección aún pueden sentir y anhelar el placer sexual y tener orgasmos. Muchas actividades sexuales no implican penetración, incluido el sexo oral, el masaje y la masturbación.

Las mejores posiciones sexuales para quedar embarazada

Diagnóstico de vaginismo

El diagnóstico de vaginismo generalmente comienza con la descripción de sus síntomas. Es probable que su médico le pregunte cuándo notó un problema por primera vez, con qué frecuencia ocurre y qué parece desencadenarlo. Por lo general, su médico también le preguntará acerca de su historial sexual, que puede incluir preguntas sobre si alguna vez ha experimentado un trauma o abuso sexual. En general, el diagnóstico y el tratamiento del vaginismo requieren un examen pélvico.

Es común que las mujeres con vaginismo estén nerviosas o temerosas por los exámenes pélvicos. Si su médico recomienda un examen pélvico, puede analizar formas de hacer que el examen sea lo más cómodo posible para usted. Algunas mujeres prefieren no usar estribos y probar diferentes posiciones físicas para el examen. Puede sentirse más a gusto si puede usar un espejo para ver qué está haciendo su médico.

Cuando un médico sospecha vaginismo, generalmente realizará el examen lo más suavemente posible. Pueden sugerirle que ayude a guiar sus manos o instrumentos médicos dentro de su vagina para facilitar la penetración. Puede pedirle a su médico que le explique cada paso del examen a medida que avanzan.

Durante el examen, su médico buscará cualquier signo de infección o cicatrización. En el vaginismo, no existe una razón física para que los músculos vaginales se contraigan. Eso significa que, si tiene vaginismo, su médico no encontrará otra causa para sus síntomas.

Opciones de tratamiento para el vaginismo.

El vaginismo es un trastorno tratable. El tratamiento generalmente incluye educación, asesoramiento y ejercicios.

Terapia sexual y asesoramiento

La educación generalmente implica aprender sobre su anatomía y lo que sucede durante la excitación sexual y las relaciones sexuales. También obtendrá información sobre los músculos involucrados en el vaginismo. Esto puede ayudarlo a comprender cómo funcionan las partes del cuerpo y cómo responde su cuerpo.

La asesoría puede involucrarlo solo o con su pareja. Puede ser útil trabajar con un consejero especializado en trastornos sexuales. Las técnicas de relajación y la hipnosis también pueden promover la relajación y ayudarlo a sentirse más cómodo con las relaciones sexuales.

Dilatadores vaginales

Su médico o consejero puede recomendarle aprender a usar dilatadores vaginales bajo la supervisión de un profesional.

Coloque los dilatadores en forma de cono en su vagina. Los dilatadores se harán progresivamente más grandes. Esto ayuda a que los músculos vaginales se estiren y se vuelvan flexibles. Para aumentar la intimidad, haga que su pareja lo ayude a insertar los dilatadores. Después de completar el curso del tratamiento con un conjunto de dilatadores, usted y su pareja pueden intentar tener relaciones sexuales nuevamente.

Los ejercicios de Kegel

Para realizar los ejercicios de Kegel, apriete y relaje repetidamente los músculos del piso pélvico, que controlan la vagina, el recto y la vejiga.

Puede ubicar estos músculos cuando está orinando. Después de comenzar a orinar, pare la corriente. Estás usando los músculos del piso pélvico para hacer esto. Puede sentirlos apretarse y moverse. Estos músculos se mueven como un grupo, por lo que todos se contraen y se relajan al mismo tiempo.

Practicar estos ejercicios te ayuda a controlar cuándo tus músculos se contraen y se relajan. Sigue estos pasos:

Vacía tu vejiga.

Contrae los músculos del piso pélvico y cuenta hasta 10.
Relaja tus músculos y cuenta hasta 10.
Repita este ciclo 10 veces, tres veces al día.
Para fortalecer con éxito los músculos del piso pélvico, no contrates los músculos de tu abdomen, glúteos o muslos al hacer estos ejercicios.

Viviendo con vaginismo

La disfunción sexual puede afectar las relaciones. Ser proactivo y recibir tratamiento puede ser crucial para salvar un matrimonio o una relación.

Es importante recordar que no hay nada de qué avergonzarse. Hablar con su pareja sobre sus sentimientos y temores sobre las relaciones sexuales puede ayudarlo a sentirse más relajado. Su médico o terapeuta puede proporcionarle formas de superar el vaginismo. Muchas personas se recuperan y viven vidas sexuales felices.

El tratamiento con un terapeuta sexual puede ser beneficioso. Usar lubricación o ciertas posiciones sexuales puede ayudar a que las relaciones sexuales sean más cómodas. Experimente y descubra lo que funciona para usted y su pareja.

Fuentes biomoimedical.com healthline nhs.uk
contenido coincidente
Etiquetas

Publicaciones relacionadas